El Marketing aplicado a la Gestión de Personas en las organizaciones.

Para algunos hablar de Marketing es hablar de "publicidad" y en muchos casos "engañosa", fruto de la mala praxis de algunas marcas. Ésta es una muy pobre concepción del marketing. Con el tiempo se ha ido creando una imagen negativa del concepto, de su práctica y de su utilidad sobre todo en los últimos tiempos que la vemos unida a la famosa marca personal.
Foto: A Lifetime Photography (Ricky Siegers)
No hace mucho comentando con una persona, el hecho de que me haya formado en marketing y siga haciéndolo en la actualidad pues este es un área en continua evolución, me preguntó con cara, mezcla de extrañeza y desconfianza…
¿Y te gusta el marketing de verdad ?...    
yo le contesté…
Me gusta no, “me encanta” y además unido a la gestión de personas en las organizaciones más… 
Imaginaos su cara, era un poema. Me sentí como un bicho raro jajaja.
No es de extrañar que algunos no les encaje que te guste el marketing después de la mala fama que tiene en parte por el desconocimiento y en parte por las malas artes utilizadas.

Relexionemos un poco sobre el tema.
El marketing está estrechamente relacionado con el concepto de intercambio porque el marketing surge cuando existen al menos dos partes que quieren establecer una relación para intercambiar algo de valor entre si.
Según Kotler, se entiende por intercambio el acto de obtener un producto deseado de otra persona y para que se produzca es necesario que se den 5 condiciones:
1.     Debe haber al menos 2 partes.
2.     Cada parte debe tener algo que suponga valor para la otra.
3.     Cada parte debe ser capaz de comunicar y entregar.
4.     Cada parte debe ser libre de aceptar o rechazar la oferta.
5.     Cada parte debe creer que es apropiado.
                                                                                                                                                      
Foto: A Lifetime Photography (Joan Vendrell)
Básicamente podemos decir que marketing es "detectar necesidades de nuestros clientes/mercado e intentar satisfacerlas con las mejores soluciones posibles aportando valor".
Conocer quién es tu cliente, identificar qué necesidades tiene y ofrecerles la mejor solución para satisfacer sus necesidades, ese es el objetivo del marketing.
Si esta definición la extrapolamos a la gestión de personas en las organizaciones podríamos hablar del marketing de Recursos Humanos o Marketing Interno conceptos muy extendidos en los últimos tiempos. 
El término Marketing tiene diversas definiciones. Según Philip Kotler , considerado como el líder del pensamiento del marketing, 
"el marketing es un proceso social y administrativo mediante el cual grupos e individuos obtienen lo que necesitan y desean a través de generar, ofrecer e intercambiar productos/servicios de valor con sus semejantes"
"Marketing" es una palabra que oímos en muchos aspectos de la vida. A menudo aparece relacionada con la política, las Administraciones públicas, el medio ambiente, los deportes, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y, también con las empresas y sus trabajadores.

En realidad, el marketing es tanto una filosofía como una actividad y una disciplina científica.
·     Se habla de marketing como filosofía para referirnos a una “actitud organizacional” que centra sus esfuerzos en la satisfacción de las necesidades y deseos de los consumidores.
Si llevamos esta definición al terreno de la gestión de personas  en las organizaciones podríamos aplicar esta acepción de forma que las empresas que adoptan una filosofía de marketing interno con sus trabajadores están adoptando una actitud y cultura empresarial centrada en satisfacer de manera responsable las necesidades de sus clientes internos, no solo las primarias, retribución salarial, vacaciones… sino también las afectivas, autoestima, motivación... De esta manera la empresa se enfoca para generar engagement, trabajadores enganchados, comprometidos e implicados con la empresa que realizan su trabajo de manera entusiasta, voluntaria, creativa y sobre todo productiva. Lo que tienen que conseguir las acciones y estrategias de marketing tanto interno como externo es implicar al cliente-usuario con la marca, con la empresa.
             Un cliente interno satisfecho = clientes externos satisfechos = ventas.

                                                                Foto: A Lifetime Photography (Thorsten Schonorrbush Windows)


·     El marketing como actividad supone una forma específica de llevar a cabo la relación de intercambio entre las organizaciones y los consumidores. Las actividades del marketing se inician con la identificación de las necesidades para luego pasar a diseñar las acciones que se llevarán a cabo con el objetivo de dar respuesta a la demanda de la forma más eficaz y rentable para ambas partes. (Plan de acción estratégico o más conocido como plan de marketing).
     Si llevamos este concepto al terreno de Recursos Humanos, aunque a mi me gusta más hablar de gestión de personas y talento, las organizaciones que utilizan marketing interno, tras haber identificado las necesidades de sus empleados deben planificar todo un plan de acciones para poner en marcha, con el objetivo de conseguir satisfacerlas de manera valiosa para ambas partes. Solo así podrá la organización tener trabajadores enganchados/comprometidos con la empresa y con la marca. El intercambio de valor será recíproco y además se elevarán los niveles de felicidad y de salud laboral.

                                                                         Foto: A Lifetime Photography (Khairel Anuar Che Ani)


·     Por otra parte, el marketing constituye una disciplina científica que desde su aparición en el siglo XX ha ido experimentando cambios sustanciales.
Al principio se consideraba una rama de la economía que se dedicaba a estudiar los canales de distribución. Poco después pasó a ser una disciplina de la administración empresarial, management que estudiaba las técnicas para aumentar las ventas. Más tarde fue reconocida como una ciencia aplicada del conocimiento que trata de comprender las relaciones entre los compradores y los vendedores (Santesmases, “Marketing, conceptos y estrategias”, 2001).
Si extrapolamos esta acepción al mundo de las personas y su gestión en las organizaciones, podríamos decir que el marketing interno desde esta perspectiva, debe llevar a cabo acciones para comprender y favorecer un clima relacional favorable entre los trabajadores y la dirección, de manera que se generen sinergias y compromiso por ambas partes. Aquí las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental. Por ejemplo utilizar una red social interna para la comunicación dentro de la empresa favorece y agiliza las relaciones entre los trabajadores/colaboradores y la dirección.

Foto: A Lifetime Photography (Aksam Gunesi)

Ha evolucionado mucho a lo largo del tiempo la forma de intercambiar productos y servicios. Las empresas se han orientado al mercado de forma diferente a lo largo del tiempo.
Así pasaron de una orientación a la producción (desde mediados del s. XIX hasta la 1ª Guerra Mundial), donde el objetivo de las empresas era ofrecer el máximo número de productos con el mínimo coste posible, es cuando se empieza a producir en cadena (poca calidad en los productos), a una orientación al producto (finales de la 2ª Guerra mundial) donde se mejoran los niveles de calidad de los productos. Las empresas se centran en sus características más que en las necesidades de los consumidores. Piensan que pueden crear las necesidades para sus productos, error!!!. Las necesidades nos se crean lo que sí se puede generar es el deseo de poseer el producto, y en eso el marketing si puede ayudar.
En los años 50 y 60 las empresas se orientan a las ventas, aumenta mucho la competencia y las empresas se centran en maximizar las ventas y obtener los máximos beneficios. Pero siguen sin escuchar las necesidades de los consumidores.
A finales del s. XX  es cuando las empresas se orientan al marketing, se centran en conseguir ventaja competitiva a largo plazo mediante identificación de necesidades y desarrollo de acciones para satisfacerlas. Empiezan a escuchar al cliente.
En pleno s. XXI y con la llegada de Internet ya se habla y practica la orientación al marketing relacional, también llamado marketing de relaciones donde el objetivo no solo es conseguir una venta/transacción sino que hay que ganarse, mantener y conservar al cliente a lo largo del tiempo. “Mejor un cliente enganchado a la marca que un nuevo cliente”. El marketing relacional se sirve de la tecnología de la información y comunicación (p.e CRM de clientes) para tratar de conocer a fondo los gustos y preferencias de los consumidores y ganarse su lealtad ofreciéndoles un producto adaptado a sus necesidades y de máxima calidad.

La gestión de personas en las organizaciones ha brillado por su ausencia a lo largo de la historia. Las diversas orientaciones que ha adoptado el mundo empresarial ha influido mucho en los departamentos de RRHH.
Así, hemos pasado de la era Industrial, donde desde la propia empresa se orientaba a los trabajadores a la producción, al producto y a las ventas sin recaer en las necesidades de éstos, a la era actual de la gestión del conocimiento, donde los trabajadores se convierten en verdaderos generadores de valor y talento para las empresas. Empiezan a ser valorados como verdadero capital humano y su orientación al marketing empieza a cobrar sentido porque con la llegada de las nuevas tecnología el trabajador tiene acceso a muchas oportunidades; de aprendizaje, de relaciones profesionales...que le pueden tentar a cambiar de empleo. Gestionar todo ese potencial de talento que se está generando es el reto de hoy en día en las empresas. Conseguir que los mejores (formados, talentosos, creativos, innovadores, emprendedores...) se queden en la organización, será el objetivo que deberán marcarse. Ofrecer un clima laboral saludable, un programa de retribuciones salariales y no salariales...ofrecer una empresa adaptada a las necesidades de los trabajadores será la tendencia y aprovechar todo ese potencial para unirlo a la marca empresarial será una necesidad.


Por lo tanto como vemos el marketing es algo más que publicidad y comunicación, yo diría que es toda una filosofía…

¿Y tú, qué opinas?...


2 comentarios:

consultor y organizacional dijo...

Uno de los artículos notables que he encontrado en materia de gestión de personas.
Felicitaciones.
Leopoldo

Susana Beato del Moral dijo...

Vaya Leopoldo, que subidón me das!!!, muchas gracias de corazón. Me anima a seguir escribiendo sobre el tema, que por otra parte me apasiona.
Las personas son las que generarán el cambio y la buena gestión es la gran responsabilidad y deber de las empresas hoy en día.
Espero que se den cuenta pronto muchas de ellas y reaccionen a tiempo con buenas prácticas porque es vital para el cambio de época que vivimos.
Un fuerte abrazo y mil gracias por pasar por aquí y dejar tu comentario.
Saludos